El trágico hecho sucedió en Pasaje, una ciudad costera de la provincia de El Oro, en Ecuador, donde apenas habitan 90.000 personas. La adolescente de 14 años habría dado a luz en su propia casa, donde la beba recién nacida fue herida en su cabeza, abdomen y tórax.

La madre de la adolescente fue quien encontró a la bebé recién nacida con heridas en el tacho de basura, mientras su hija de 14 años aún sangraba en la sala de la casa. Las autoridades presumen que la adolescente usó unas tijeras para herir a la bebé.

Según recogen medios locales, el coronel Edison Shive, jefe del Distrito Pasaje de la Policía Nacional, indicó que, desde el hospital San Vicente de Paúl, fueron alertados sobre el presunto delito de asesinato de un neonato de 39 semanas de gestación, que tenía heridas de arma blanca.

La recién nacida fue llevada al Centro Forense de Machala, una ciudad ubicada a 30 minutos del lugar, por su abuela. Sin embargo, en la casa de salud le informaron que la bebé ya estaba muerta.

Por el momento, la adolescente está en el hospital con resguardo policial hasta definir su situación legal. La Policía, que está realizando las investigaciones del caso, quiere reconstruir la línea de tiempo que concluyó con el asesinato de la recién nacida.

Los familiares de la adolescente no han querido pronunciarse públicamente sobre el trágico suceso.

Además de los efectos psicológicos que una menor sufre al ser madre a tan corta edad, también están las afectaciones físicas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado que morir al momento de dar a luz es un riesgo cuatro veces mayor en menores de 16 años que en mujeres de entre 20 y 30 años. Por otra parte, según la OMS, la tasa de mortalidad de los recién nacidos de las madres adolescentes es casi un 50% más alta.