Con polémico final, acto heroico y tensión absoluta, Estados Unidos se alza como campeón de la primera Concacaf Nations League de la historia y la generación dorada obtiene su primera corona tras vencer a México 3-2 en un vibrante encuentro.

Parecía que sería una noche tranquila para la selección mexicana, pues apenas en el minuto dos se adelantó en el marcador tras un error de McKenzie que aprovechó Tecatito Corona para anotar el primero.

Al minuto 23 Héctor Moreno puso el segundo gol del Tri pero intervino el VAR para marcar un fuera de juego y anular el tanto. Ahí tomó aire el equipo de Berhalter y en la siguiente jugada Gio Reyna aprovechó un rebote tras un cabezazo de Weston McKennie para empatar el marcador.

Nos fuimos al segundo tiempo con un juego muy claro. México buscaba el gol a toda costa con llegadas por las bandas y los estadounidenses cerraban los espacios acumulando gente en defensa.

El Tata Martino buscó opciones en su banca y encontró a Diego Lainez, quien en su segundo contacto con la pelota terminó convirtiendo el gol para volver a adelantar a los Tricolores.

El dulce le duró muy poco a los aztecas, pues de inmediato McKennie volvió a empatar el partido con un poderoso remate de cabeza tras un tiro de esquina que venció a Guillermo Ochoa.

El juego tuvo que llegar al tiempo extra y en la segunda parte Christian Pulisic cayó al pasto tras un contacto con Carlos Salcedo, por lo que el VAR le pidió al silbante revisar la jugada y la marcó como pena máxima, la cual el mismo jugador del Chelsea convirtió en gol.

Parecía que no habría más acciones pero en el final McKenzie metió la mano tras un cabezazo en el área y se volvió a marcar otro penalti pero en esta ocasión Andrés Guardado no pudo convertirlo en gol y Ethan Horvath lo atajó, convirtiéndose en el héroe del partido tras ingresar de cambio ante una lesión de Zack Steffen.