La legislatura de la Florida, Estados Unidos aprobó una ley que obliga todas las universidades estatales a realizar un sondeo que explore el espectro ideológico entre sus alumnos, profesores y trabajadores en general. El objetivo, según los legisladores y el gobernador Ron DeSantis, es asegurar que haya pluralidad de voces en los centros de estudio.

“La encuesta va a discernir hasta qué punto se presentan diferentes ideas y perspectivas en las universidades y escuelas terciarias públicas, y buscará saber si los estudiantes, profesores y empleados se sienten libres de expresar sus creencias y puntos de vista en los campus y en las clases”, según indica el texto de la legislación.

La norma ya fue firmada por el gobernador de estado, el republicano DeSantis, y entrará en vigor el 1 de julio.

La ley fue propuesta por el senador estatal republicano Ray Rodrigues, quien sugirió que si se encuentra que las universidades están adoctrinando a los estudiantes, se les podrían quitar fondos. Pese a que esto no está especificado en el texto de la ley, el gobernador lo apoya.

DeSantis ha expresado en muchas ocasiones que le preocupa que en las universidades se esté adoctrinando a los estudiantes en lo que él llama “tendencias ideológicas ortodoxas”, es una queja frecuente en los círculos conservadores la supuesta preponderancia de ideas de izquierda en las casas de estudio.

“Ese tipo de educación no merece el dinero de nuestros contribuyentes y no es algo que vamos a apoyar en el futuro”, dijo DeSantis. “Se solía pensar que un campus universitario era el lugar en el que la persona estaba expuesta a muchas ideas diferentes. Se promueven las ortodoxias, sin darle lugar a otros puntos de vista que quedan suprimidos”.

Pero mientras de un lado aseguran que esto se está realizando para asegurar la pluralidad de ideas, desde el partido Demócrata han criticado la medida diciendo que puede generar un ambiente que no invite a la libertad de expresión, al permitirle a los políticos que se involucren en cuestiones académicas.

Desde una de las principales universidades públicas del estado, la Universidad de Florida ubicada en Gainesville, declararon que su centro de estudio “es un mercado abierto a una gran variedad de opiniones que se expresan libremente. Las preguntas independientes y la deliberación académica vigorosa son valorados. Creemos que la encuesta reflejará esto”, afirmaron en una declaración escrita a la prensa.

Vista de la sede del Congreso de Florida en Tallahassee, Florida (EFE/Colin Abbey)
Vista de la sede del Congreso de Florida en Tallahassee, Florida

La senadora estatal demócrata Lori Berman preguntó mientras la ley era debatida en Tallahassee si la información obtenida por la encuesta iba a ser usada para castigar o premiar a las universidades. “¿Se darán ascensos o se echará a personas basado en sus posturas ideológicas?”, preguntó. Rodrigues que presentaba la ley, le dijo que no.

Además de la encuesta, la ley prohíbe a las universidades o casas de estudios terciarios limitar los discursos por considerarlos incómodos, desagradables u ofensivos. Los estudiantes estarán también autorizados a grabar las clases, sin necesidad de pedirle permiso al profesor, ya sea por motivos académicos o para utilizar la grabación como prueba en caso de que haya un litigio en contra de la universidad.