Más de 50.000 clientes de las compañías Universal Insurance Co. of North America (UICNA), Southern Fidelity Insurance Co.,  Gulfstream Property & Casualty recibirán noticias de las cancelaciones o no renovación de sus pólizas después de que estas compañías recibieron aprobación por parte de reguladores estatales para ello.

Y esta situación podría continuar con otras aseguradoras que buscan deshacerse de pólizas riesgosas o no rentables mientras se niegan a asegurar casas antiguas con techos, sistemas eléctricos y plomería que no se han actualizado para cumplir con los códigos de construcción actuales, dijo Paul Handerhan, presidente de la Asociación Federal para la Reforma de Seguros centrada en el consumidor.

Las aseguradoras han estado reduciendo su exposición en el sur de Florida durante varios años, diciendo que son la fuente de reclamos por daños inflados, litigios excesivos y fraude absoluto.

Las órdenes de consentimiento, firmadas por el Comisionado de Seguros David Altmaier, dijeron que la aprobación de las cancelaciones y no renovaciones “es un recurso legal extraordinario reservado para dirigirse a las aseguradoras que [de otra manera] están o pueden estar en una situación financiera peligrosa”.

Muchas, aunque no todas, las aseguradoras con sede en Florida han informado pérdidas operativas durante los últimos cinco años como resultado del aumento de los costos de las reclamaciones, eventos climáticos severos más frecuentes, aumento de demandas y mayores costos de reaseguro: seguros que las aseguradoras compran para garantizar que pueden pagar todas las reclamaciones después de una catástrofe.

  • Gulfstream Property and Casualty — La compañía con sede en Sarasota, que informó una pérdida neta de $22.6 millones en 2020, puede cancelar 20,311 pólizas antes de que expiren sus términos con un aviso de 45 días. Incluyen 932 pólizas para propietarios de condominios y 47 pólizas para inquilinos. Los reembolsos por el saldo de los términos de esas pólizas deben enviarse a los titulares de pólizas antes del 1 de junio.
  • Universal Insurance Company of North America — También con sede en Sarasota, la empresa puede cancelar 13,294 pólizas con un aviso de 45 días. No debe confundirse con Universal Property & Casualty, la aseguradora de propiedad más grande del estado, la compañía también informó una pérdida neta de $22.6 millones en 2020. La compañía acordó la supervisión administrativa del estado si su fusión pendiente con Universal North America Insurance Company con sede en Texas no está aprobado por los reguladores de seguros de Texas.
  • Southern Fidelity Insurance Company — Con sede en Tallahassee, la compañía fue aprobada para eliminar 19,600 pólizas residenciales durante los próximos 14 meses. Aproximadamente 2,300 clientes de seguros recibirán avisos de no renovación con menos de los 120 días de anticipación requeridos. El año pasado, los reguladores estatales autorizaron la cancelación de 23,800 pólizas luego de la fusión de Southern Fidelity con Capitol Preferred.

Los propietarios de viviendas que reciben un aviso de cancelación o no renovación deben moverse rápidamente para asegurar la cobertura con otra compañía.

Muchos de esos clientes comprarían una póliza de Citizens Property Insurance Corp., de propiedad estatal, que aunque sus pólizas se consideran inferiores a las pólizas del mercado privado porque la empresa limita la cobertura de responsabilidad personal y somete a sus clientes a recargos si Citizens no puede pagar todas las reclamaciones después de una catástrofe, es una aseguradora que ha ido creciendo rápidamente a medida que las aseguradoras del mercado privado cancelan y se niegan a renovar las pólizas de Florida.

Citizens, que se expande y contrae según lo justifiquen las condiciones del mercado, está creciendo en unas 5,000 pólizas por semana y podría llegar a las 700,000 para fin de año. En 2018, había caído a 452,000 pólizas.

Cada vez más empresas están decidiendo que es demasiado caro asegurar casas que no se ajustan a los códigos de construcción actuales.