Entre 16 y 20 tormentas con nombre se formarán sobre el Atlántico en 2021, de las cuales solo entre siete y diez llegarán a formar huracanes según lo que informó  la compañía de servicios meteorológicos Accuweather.

El equipo de meteorólogos, el cual dirige Dan Kottlowski que cuenta con más de 45 años de experiencia, cree que los territorios más afectados serán Estados Unidos, Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses. Se estima que impactarán entre tres y cinco tormentas este año.

De las tormentas esperadas para este año que llegarán a ser huracanes, entre tres y cinco serán de categoría tres, cuatro o cinco en la escala de Saffir-Simpsons. Los vientos máximos sostenidos en estas categorías alcanzarán un velocidad de 178 km o más.

Aunque 2021 será un año por encima de lo “normal” en cuanto a la actividad ciclónica en el Atlántico, pero no llegará al extremo de 2020, según el informe publicado por Accuweather.

En la temporada de 2020, la más activa de la historia, se registraron 30 tormentas con nombre, trece de ellas huracanes y seis de estas mayores. El año pasado fue récord, no solo por la cantidad de actividad, sino por que Estados Unidos sufrió doce golpes directos, tres más que el año 1916, el cual tenia la marca anterior por más huracanes en el país.

Hogares inundados y destruidos por el huracán Delta en Cameron, Louisiana (REUTERS/Adrees Latif)Hogares inundados y destruidos por el huracán Delta en Cameron, Louisiana

La compañía meteorológica menciona en su informe un estudio de Brian McNoldy, de la Universidad de Miami (UM), sobre el periodo 1991-2020 que establece que una temporada “normal” es la que presenta 14 tormentas y de ellas surgen siete huracanes y tres de ellos alcanzan la categoría de mayores 3, 4 y 5 en la escala Saffir Simpson.

“Las indicaciones actuales apuntan a una nueva temporada por encima de lo normal y eso puede traducirse en altos impactos en EEUU”, dijo Kottlowski.

Entre los factores que el equipo de meteorólogos de Accuweather ha tenido en consideración para sus pronósticos están las fluctuaciones climáticas en el Pacífico conocidas como El Niño y La Niña, que producen cambios en las temperaturas de ese océano.

“La gran pregunta ahora es si La Niña estará presente en la última parte de la temporada de huracanes”, que va oficialmente desde el 1 de junio hasta el 30 de noviembre, aunque el Centro Nacional de Huracanes (NHC) estudia si adelanta su inicio, dado que desde hace años se están presentando tormentas antes.

“Si eso sucede, ciertamente podría aumentar la posibilidad de que podamos ver más de 20 tormentas”, dijo Kottlowski.

La compañía indica, por otro lado, que la temperatura del agua en el Atlántico está ya por encima de lo normal y hay “señales preocupantes” en la parte occidental de ese océano.