Hay 3 señales que no mienten. Síntomas que, en ocasiones, provocan molestias tan desagradables que incluso tienen un impacto en la vida diaria. Sabrás que necesitas poner remedio si haces check en estos puntos:

  • Tus rodillas se ven inflamadas, hinchadas o notas mucha pesadez.
  • Si te duelen.
  • Si notas pequeños bultos que se aprecian tanto al tacto como a la vista.
  • Si has notado que tus rodillas están menos flexibles y más rígidas, impidiendo incluso flexionar y estirarla con normalidad.
rodillas

¿Qué puedes hacer?

A menos que las molestias y el dolor sea muy intenso, momento en el que deberías consultar con un profesional, deberías poner en marcha un plan efectivo que implemente:

  • Ejercicio regular de bajo impacto que incluyan pautas para fortalecer la zona de las rodillas. Esto conseguirá aliviar la presión en las articulaciones y evitará el desgaste.
  • Mantener un peso saludable. El sobrepeso no hará sino cargar aún más la zona.
  • Descansar colocando las piernas en alto.
  • Aplicar frío en la zona, en caso de inflamación, varias veces al día.
  • Seguir una dieta rica en alimentos con propiedades diuréticas y agua porque… sí, ante la retención de líquidos, ¡más agua! No olvides incluir ingredientes como las alcachofas, las acelgas, el apio e infusiones que ayuden en la eliminación de líquidos, como la manzanilla o la cola de caballo.
  • Los masajes drenantes pueden ayudarte a movilizar el sistema linfático de la zona, tenlos como otro plan B para poner tus rodillas a punto.
rodillas

Ejercicios para las rodillas

Inclúyelos en tu rutina deportiva para ganar fuerza, tonificar la zona y mejorar la elasticidad. Apenas te llevarán unos minutos.

rodillas

PASOS LATERALES

Con una cinta elástica colocada en tus tobillos, abre las piernas a la anchura de las caderas y da pasos hacia uno y otro lado.

APERTURA DE PIERNAS

Túmbate de lado, coloca la cinta por encima de las rodillas y haz aperturas de piernas procurando que las rodillas queden lo más cercano a un ángulo recto. Hazlo en ambos lados.

ZANCADAS

Con la cinta por encima de las rodillas, da zancadas hacia delante con ambas piernas, flexionando la pierna que queda atrás y evitando que la rodilla que avanza, esté por delante del pie. Procura que la espalda se mantenga recta.

SENTADILLAS

Además de trabajar las rodillas, trabajarás los glúteos. ¡2X1! Sigue las indicaciones del ejercicio anterior, procurando que las rodillas no estén nunca por delante del pie (tienes que verlos en todo momento durante el ejercicio). Si quieres puedes ayudarte haciéndolas apoyando la espalda sobre la pared.

CONTRACCIÓN ISOMÉTRICA

Coloca una pelota de pilates entre los muslos e intenta cerrar las piernas, contrayendo la musculatura.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER