El lenguaje corporal también puede decirnos mucho sobre quiénes somos y cómo nos relacionamos con nuestro entorno. ¿Cuál es tu postura habitual para sentarse? Puede revelar mucho sobre tu personalidad.

Lea acerca de tu postura sentada abajo:

Posición A

Las personas que se sientan así son muy creativas y carismáticas. Son espontáneos y no piensan demasiado en las decisiones que toman. Esto puede causar algunos problemas de vez en cuando, pero tu encanto natural los ayudará a salir de una situación difícil. Estas personas ven la vida como una aventura y están abiertas a nuevas experiencias. También son muy populares y hacen nuevos amigos fácilmente, aunque muchas de estas relaciones son fugaces.

Posición B

Las personas que se sientan en esta posición son verdaderos soñadores. Tienen una rica imaginación y pueden perderse por completo en un sueño diurno. Son muy empáticos y pueden hacer contacto fácilmente con otras personas, pero a veces se ponen en segundo plano debido a esto. Son muy buenos oyentes y están muy en contacto con sus propios sentimientos.

Posición C

Estas son personas caóticas que tienen muchos problemas para concentrarse y quedarse quietos. Sus mentes siempre se mueven y con frecuencia hablan antes de pensar en el impacto de sus palabras. Se aburren fácilmente y tienen un período de atención corto. Brilla más en un ambiente rápido con muchos estímulos. En las relaciones, también pueden desinteresarse rápidamente y necesitan a alguien que pueda hacer retroceder.

Posición D

A menudo se trata de personas muy inteligentes que son buenos pensadores racionales. Son puntuales, ordenados y ordenados. Sus casas a menudo son absolutamente limpias y ordenadas, y todo tiene tu propio lugar. Son un poco reservados y no revelarán rápidamente todo sobre ellos mismos. Sin embargo, son muy honestos y no les gusta chismear. Permanecen tranquilos en cada situación y no pierden fácilmente la perspectiva.

Posición E

Estas personas están muy orientadas a los objetivos y valoran mucho sus carreras. Ponen importancia en establecer metas ambiciosas para ellos mismos y no están satisfechos con menos. A nivel personal, también les gusta establecer metas, por ejemplo cuando se trata de la salud y el amor. Son muy perfeccionistas en todo, incluyendo tu propia apariencia. Esto a veces hace que pierdan de vista lo que ya tienen porque siempre aspiran a más.