Los pacientes con diabetes viven con la pesada carga de tomar decisiones y medidas diariamente para controlar sus niveles de glucosa en la sangre. Afortunadamente, los avances en la tecnología han llegado increíblemente lejos, dando paso a herramientas como monitores continuos de glucosa, sistemas automatizados de administración de insulina y más. Pero para las poblaciones de habla hispana, a menudo hay una barrera más que superar para obtener el cuidado que necesitan: encontrar médicos, recursos y tecnología en su idioma. ¿Cómo podemos esperar mejores resultados para estos pacientes si las herramientas y los métodos de tratamiento no se diseñaron con ellos en mente

La carga de navegar la diabetes para los hispanohablantes

La diabetes afecta desproporcionadamente a los latinos más que a los estadounidenses blancos no latinos. Según la Asociación Americana de la Diabetes, en el 2022, se estima que el 11.8% de la población latinoamericana ha sido diagnosticada con diabetes, en comparación con el 7.4% de los estadounidenses blancos no latinos.

Los determinantes sociales de la salud, incluyendo el estatus socioeconómico, las redes de apoyo y el acceso a atención médica de calidad, juegan un factor importante en esta disparidad. Los hispanohablantes con diabetes enfrentan muchos desafíos, desde navegar el complejo sistema de atención médica estadounidense en un idioma que puede ser extraño para ellos, hasta encontrar proveedores de atención médica que puedan ofrecer cuidado culturalmente competente. Además, la diáspora cultural de la comunidad latinoamericana no es igual para todos, lo que puede hacer que sea aún más difícil para los proveedores de atención médica proporcionar un tratamiento personalizado que se conecte con estos pacientes.

La inequidad al recibir cuidado de salud sigue impidiendo que las personas latinas reciban y accedan el cuidado adecuado para la diabetes. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan sobre la importancia de la comunicación, enfatizando que si no puede comunicarse completamente con sus médicos o no entienden sus valores y preferencias, es menos probable que siga las instrucciones de tratamiento y haga cambios a su estilo de vida.

El no recibir el cuidado o tratamiento adecuado puede resultar en complicaciones graves de la diabetes, como problemas de la vista, pérdida de extremidades y enfermedades cardíacas y renales. Los latinos tienen las tasas más altas de complicaciones de la diabetes, por lo que es aún más crítico proporcionar educación sobre la diabetes en su idioma para que puedan controlar su enfermedad antes de que cause daños irreversibles.

Cómo atiendo a mis pacientes con diabetes de habla hispana

Como hablante nativa de español con sede en Texas que ha estado trabajando con los latinos a lo largo de su carrera, estoy sumamente familiarizada con estos pacientes y sus necesidades. La comunicación, en su lengua materna, entre un clínico y sus pacientes es esencial en el manejo de enfermedades crónicas como la diabetes. En mi experiencia, los hispanohablantes considerablemente infrautilizan la tecnología para la diabetes. Por lo tanto, explorar las barreras a la adherencia, la educación sobre la salud, la percepción del uso de la tecnología y el apoyo familiar como parte de la visita medica son de suma importancia. Cuando hablamos del manejo de la diabetes con nuestros pacientes de habla hispana debemos considerar cómo el cambio de comportamiento puede afectar no solo a nuestros pacientes, sino también la dinámica familiar. Integrar la tecnología al cuidado de la salud puede ser intimidante, pero la realidad es que la mayoría de nuestros pacientes con diabetes están dispuestos a intentarlo cuando se les presenta de una manera fácil de usar. En mi opinión, el acceso a información educativa y tecnología en su idioma resulta en mayor participación en el cuidado de la diabetes. He sido testigo del impacto positivo en el control de la glucosa, la prevención de la hipoglucemia y la calidad de vida que el acceso y uso de la tecnología y los medicamentos para la diabetes tienen en mis pacientes con diabetes.

El involucrar a nuestros pacientes en el control de su diabetes y abordar sus preocupaciones no solo sobre los medicamentos y dispositivos sino también sobre como el uso de esos medicamentos y este estilo de vida puede afectar a sus familias, es una de las cosas en las que me enfoco. Me gusta ofrecer tratamientos y tecnología s que puedan mejorar la salud de la familia entera. Enfoques que han dado resultados con esta población de pacientes para tratar la diabetes incluyen:

Educar a las familias y a los seres queridos. La familia es particularmente importante para la comunidad latina y asegurarse de que la familia de un paciente se comprometa e invierta en su plan de tratamiento ayuda a reforzar la red de apoyo que necesitan para navegar el cuidado de la diabetes.

Pasar tiempo adicional guiando a un paciente a través de su plan de tratamiento para la diabetes y darle tiempo para hacer preguntas y hablar sobre sus inquietudes.

Ayudar a los pacientes a configurar la tecnología para la diabetes en sus dispositivos móviles. Por ejemplo, cuando trabajo con los pacientes para configurar su Dexcom G6 CGM, les muestro cómo descargar la aplicación de teléfono, que está disponible en inglés y español, para garantizar un comienzo sin problemas.

Revisar el uso de la tecnología durante sus visitas de seguimiento.

Compartir los datos que he analizado durante la visita médica y evaluar las áreas de oportunidad para mejorar el control de la diabetes.

Referir a los pacientes a un especialista certificado en educador sobre la diabetes.

Acceso a la tecnología MCG para hispanohablantes

La tecnología MCG es una herramienta poderosa que los proveedores de atención médica como yo recetamos a los pacientes para ayudarlos a controlar su diabetes. Un MCG utiliza un sensor portátil y un transmisor para medir y enviar valores de glucosa de forma inalámbrica a un dispositivo inteligente o receptor las 24 horas del día. Este elimina la necesidad de múltiples pinchazos diarios en los dedos comúnmente utilizados en el monitoreo de la glucosa de la sangre. La tecnología MCG se considera ampliamente el estándar de cuidado y está clínicamente probada para mejorar los resultados de las personas con diabetes.

A veces, hay barreras al presentar el MCG en sus planes de tratamiento a los pacientes latinos. A menudo, confunden un MCG con una bomba de insulina y necesitan más información sobre el enfoque de cada dispositivo. Ya que me siento y les explico lo simple que es usar MCG, están mucho más dispuestos a usarlo. Otro problema que mis pacientes frecuentan es que la información está, en gran parte, en inglés en lugar de su idioma. Recibir información crítica de salud en su idioma ayuda a manejar en cuidado de la diabetes.

Los líderes en tecnología de la diabetes, como Dexcom, han notado lo importante que es para sus usuarios recibir información sobre la glucosa en su idioma, lo que ha llevado a más funciones para esta población. Este es un paso pequeño pero crucial hacia la mejora de la equidad en salud para los hispanohablantes con diabetes. A pesar de que todavía hay desafíos que enfrentan los pacientes latinos con diabetes, recibir información de salud en español cual única traducción necesaria es cómo convertir la información a pasos accionables, es una victoria tanto para los pacientes como para los proveedores de atención médica como yo. Y es una victoria cuando se trata de la comunicación entre el paciente y el proveedor.