Por Erika Edwards – NBC News

El doctor Anthony Fauci, director del Instituto de Alergias y Enfermedades Infecciosas, asegura que, si se trata de usar dos mascarillas para protegerse contra el coronavirus, es de “sentido común” que una capa extra de protección sea más efectiva.

Una mascarilla “es una cubierta física que previene las gotas [de saliva]”, dijo Fauci, “así que si tienes una cubierta física con una capa, y colocas otra capa encima, el sentido común dice que probablemente será más efectiva”.

Cuestionado durante la sesión informativa de la Casa Blanca la semana pasada sobre si la nueva variante hará a las mascarillas menos efectivas, dijo que al contrario, las variantes son “la razón por la que absolutamente necesitamos usar mascarilla”.

Las nuevas variantes pueden llevar a las personas contagiadas a tener una mayor cantidad de virus en la nariz, la boca, de forma que cuando respiran o hablan o tosen o cantan, pueden poner más partículas virales en el ambiente que una persona promedio.

Pero, añadió, “eso no debería ser un gran problema si todos utilizan una mascarilla”.

Si se utiliza de forma correcta, los tapabocas pueden prevenir la dispersión de cualquier virus respiratorio, sin importar la variante.

“Si no era plenamente obvio hace seis meses, ahora lo es”

¿Qué mascarilla debe utilizar?

La clave es encontrar un balance entre la comodidad y la efectividad.

“Si te pones tres o cuatro mascarillas, va a filtrar mejor porque son más capas,  pero te las vas a estar quitando porque son incómodas”.

Las mascarillas de tres capas de grado médico ofrecen la mejor protección para el individuo promedio.

Para aquellos que prefieren mascarillas de tela, se recomienda “dos capas de algodón de alta calidad con una cuenta relativamente alta de hilos”.

La aceptación de las protecciones faciales ha avanzado mucho en el último año. Los ciudadanos las utilizan cada vez más como una declaración de moda o para mostrar su amor por un equipo deportivo.

De la misma manera, la industria de creación de mascarillas ha explotado con poca supervisión gubernamental. No hay una herramienta estandarizada, como una que sea equivalente a las etiquetas con información sobre los nutrientes de un producto alimenticio, para los consumidores que quieren comparar entre calidad de mascarillas.

Técnicamente, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) regula las mascarillas, incluyendo las protecciones faciales, pero solo cuando están marcadas específicamente para “propósitos médicos”.

La mayoría de las compañías no promocionan explícitamente sus productos como tal (de hecho, la mayoría establece que sus mascarillas no son para uso médico), poniendo la responsabilidad sobre los consumidores de decidir cuál podría ofrecer la mayor protección.

La mascarilla N95, que tiene el mayor estándar de protección, no es recomendada para la persona promedio, según los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC, en inglés), y en su lugar debería estar reservada para los profesionales de la salud.

 

Ilustración de una mascarilla. © Ilustración de una mascarilla.

El año pasado el FDA permitió la versión china de la N95, llamada KN95, para uso de emergencia. Sin embargo, versiones falsas del KN95 han inundado el mercado. El Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional, parte del CDC, tiene una lista visual detallada de marcas falsas.

Una forma fácil de probar mascarillas de telas en el hogar es ponerlas a contraluz. Si la luz brilla a través de las fibras de la tela, probablemente significa que las partículas virales pueden penetrarla.

Investigaciones que aún no han sido revisadas, encontraron que un pedazo de franela entre capas de algodón también puede ser una forma efectiva de filtrar partículas virales. Ésta se puede añadir a mascarillas que vienen con una apertura en el medio para que los usuarios añadan sus propios filtros.

No se recomendó usar filtros de café o de aspiradoras de grado industrial, debido a la falta de evidencia sobre su efectividad para filtrar partículas virales correctamente. Otros filtros, como el PM2.5, no bloquean las partículas virales, pero pueden ser considerados como una capa adicional para la mascarilla.

Sin importar la mascarilla que utiliza, lo más importante es usarla correctamente.

“Me preocupa más las personas que utilizan las mascarillas debajo de la barbilla, sin cubrir su nariz y boca, que el material de la mascarilla”, dijo el doctor Richard Besser, presidente de la Fundación Robert Wood Johnson y exdirector interino de los CDC.

En efecto, “la mascarilla de mejor calidad es, francamente, la que se utiliza de forma correcta por el mayor tiempo cuando se interactúa con otras personas”, dijo Wolfe.

Las cubiertas faciales se deben extender desde la punta de la nariz hasta la barbilla sin aperturas en los lados.

“Si tu nariz sobresale, es inútil”

Otros consejos incluyen:

  • Evite utilizar mascarillas con válvulas. Segal explicó que, aunque la válcula permite respirar con mayor facilidad, rompe con el proósito de usar una mascarilla porque deja escapar las partículas virales, poniendo a otros en riesgo.
  • Mantenga otras mascarillas a la mano en caso de que una se rompa o se ensucie.
  • Protecciones duras de plástico no debe ser usado como substituto para mascarillas de tela o de grado médico, según los CDC.