La delegación ucraniana y la rusa se encuentran ya reunidos en Gómel, una ciudad situada cerca de la frontera entre Bielorrusia y Ucrania, donde están abordando las negociaciones con el objetivo de detener la guerra que lanzó el Kremlin el pasado jueves contra el país vecino.

¿Por qué se celebra en Bielorrusia?

Los responsables ucranianos accedieron finalmente a viajar a Bielorrusia, aunque no a Minsk, como había propuesto inicialmente el Gobierno ruso, dado que consideraban que el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, no es neutral. 

Material militar ruso se mueve a lo largo de una carretera cerca de la frontera con Ucrania.

Esta postura se debía a que más de 30.000 soldados rusos y equipamiento militar para unos ejercicios conjuntos con Bielorrusia han servido a Moscú para cruzar la frontera sur de ese país para atacar a Ucrania. Por ello el presidente ucraniano sugirió otros países como Polonia, Turquía o Eslovaquia.

No obstante, una llamada del presidente bielorruso otorgando garantías de seguridad a la delegación ucraniana propiciaron la esperada reunión.

Fue en la capital bielorrusa donde se firmaron los Acuerdos de Paz para el Donbás en 2015, pactos que por la guerra han quedado en papel mojado y que, en opinión de Moscú, en ocho años no se habían implementado por parte de Kiev.

Los ucranianos preparan comida para su Ejército

¿Qué se abordará?

Ucrania ha aceptado empezar negociaciones sin expectativas de un resultado, aunque según dijo el Gobierno, logró que se hicieran éstas “sin condiciones”, después de que el Kremlin le exigiera deponer antes las armas, siempre según la versión de Kiev. El tema clave de las conversaciones es un alto el fuego inmediato y la retirada de las tropas de Ucrania.

Pese al optimismo con el que se ha recibido el acercamiento, el presidente Zelenski se ha encargado de rebajarlo, aunque sí considera que las próximas 24 horas serán cruciales para Ucrania, según le ha indicado en una conversación al primer ministro británico, Boris Johnson. El mandatario ucraniano declaró queno espera mayores resultados, y que la aceptó para que más tarde ni un solo ciudadano de Ucrania tuviera la menor duda de que él trató de detener la guerra cuando aún había posibilidades de hacerlo. A su vez, el ministro de Exteriores ucraniano, Dmitro Kuleba, aseguró que Ucrania “no va a capitular ni a entregar una sola pulgada de su territorio”.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER