Chris Froome da por olvidado su accidente de 2019 y asegura que vive una nueva aventura alejado del dolor en el Israel. Unas nuevas declaraciones del campeón siembran esperanza por volver a ver su mejor nivel en las grandes.

“Cameron Wurf, un ex compañero de equipo y buen amigo en Ineos, me presentó a Per (Lundstam, director de rendimiento de atletas de Red Bull) aquí en Santa Mónica. Primero nos puso en contacto y habló de la posibilidad de venir aquí a Los Ángeles para continuar mi rehabilitación”, dijo Froome a Red Bull.

Mirando al futuro

“He estado haciendo cuatro sesiones de dos horas la mayoría de las semanas en el Red Bull Athlete Performance Center en Santa Mónica, pero lo hemos reducido a dos sesiones a medida que el proceso fue mejorando. Finalmente puedo decir que estoy seguro de que el proceso de rehabilitación ha quedado atrás. Siempre será una debilidad en la que tendré que trabajar hasta el final de mi carrera. Pero en términos de las cifras que veo en la bici, tengo el mismo equilibrio, si no mejor, de izquierda a derecha que antes del accidente. Eso es muy alentador”, añadió el británico.