China instó al presidente de EEUU, Joe Biden, a actuar con “prudencia” tras sus declaraciones sobre la defensa militar de Taiwán en caso de que fuera invadida por Pekín.

Interrogado sobre la posibilidad de una intervención militar estadounidense para socorrer a Taiwán, Biden respondió de manera afirmativa.

Los comentarios de Biden van a contramano de la antigua política estadounidense de “ambigüedad estratégica”, por la cual Washington ayudaba a Taiwán a construir su defensa pero sin comprometerse a salir en respaldo de la isla.

En la actualidad, Taiwán goza de un sistema político democrático.

Este pequeño territorio insular está dirigido desde 1945 por un régimen que se instaló tras la victoria de los comunistas en China continental en 1949, después de la guerra civil del país asiático.

La “República Popular China”, con sede en Pekín y dirigida por el Partido Comunista, considera la isla como una pequeña parte de su territorio.

Sin embargo, las autoridades chinas amenazan con usar la fuerza en caso de que Taipéi declare formalmente su independencia.

Interpelado sobre las declaraciones de Biden, Pekín pidió al presidente estadounidense que “no interfiera” en sus “asuntos internos”.

“Sobre las cuestiones relacionadas con sus intereses fundamentales, como su soberanía y su integridad territorial, China no deja lugar para el compromiso”, dijo ante la prensa Wang Wenbin, portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores.

“Instamos a la parte estadounidense (…) a actuar con prudencia sobre el tema de Taiwán y a abstenerse de enviar señales equivocadas a los activistas independentistas taiwaneses para no dañar seriamente las relaciones chino-estadounidenses”, prosiguió el vocero.

Biden hizo en agosto una promesa similar cuando declaró que EEUU asumió el “sagrado compromiso” de defender a los aliados de la OTAN en Canadá y Europa y “es lo mismo con Japón, con Corea del Sur, con Taiwán”.

Cuando se le preguntó si EEUU podría hacer frente al desarrollo de programas militares en China, Biden también contestó afirmativamente.

“China, Rusia y el resto del mundo saben que disponemos de la capacidad militar más poderosa del mundo”, aseveró el mandatario.

Con todo, Biden reiteró su deseo de no participar en una nueva guerra fría con China.

Pekín y Washington chocan frontalmente en muchos temas, pero la cuestión taiwanesa se considera a menudo el único problema que probablemente provocaría una confrontación armada.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER