Un grupo indígena canadiense anunció el “horrible y espantoso descubrimiento” de cientos de tumbas sin marcar en el emplazamiento de un antiguo internado, apenas unas semanas después de que el descubrimiento de los restos de otros niños conmocionara al país.

La Federación de Naciones Indígenas Soberanas dijo en un comunicado que el número de tumbas sin marcar recientemente encontradas era “el más significativo hasta la fecha en Canadá”. El comunicado no especificaba las cifras, pero los medios canadienses especulan con que podrían ser hasta tres veces más que las encontradas hace semanas.

El horrible y estremecedor descubrimiento de cientos de tumbas sin marcar en el emplazamiento del antiguo Colegio Residencial Indio Marieval” en la ciudad de Saskatchewan.

El descubrimiento que se anunció hace algunas semanas de los restos de 215 niños indígenas en el emplazamiento de otro internado para niños indígenas en Kamloops, en el estado de Columbia Británica, obligó a los canadienses a enfrentarse al legado de un sistema abusivo y asimilacionista en los siglos XIX y XX.

El descubrimiento de los restos de 215 niños indígenas en el emplazamiento del internado para niños indígenas en Kamloops motivó protestasEl descubrimiento de los restos de 215 niños indígenas en el emplazamiento del internado para niños indígenas en Kamloops motivó protestas

Un experto descubrió los restos humanos utilizando un georradar en el lugar donde se encontraba el internado, cerca de Kamloops, según anunció la comunidad aborigen Tk’emlups te Secwepemc, en un comunicado de prensa.

Algunos apenas tenían tres años”, dijo Rosanne Casimir, jefa de la comunidad, sobre los niños. Según ella, su muerte, cuya causa y fecha se ignoran, nunca fue registrada por la dirección del internado, aunque su desaparición ya había sido mencionada en el pasado por miembros de esa comunidad.

El antiguo internado, gestionado por la Iglesia católica en nombre del gobierno canadiense, fue una de las 139 instituciones de este tipo creadas en el país a finales del siglo XIX. Se inauguró en 1890 y llegó a tener 500 alumnos en la década de 1950. Cerró sus puertas en 1969.

Un grupo de niños en la escuela residencial para niños indígenas de Kamloops, en Columbia Británica, Canadá, en 1937.

Niños y tutores, en la escuela residencial para niños indígenas de Kamloops, en Columbia Británica, Canadá, en 1937.

Entre 1831 y 1996, el sistema de internados de Canadá separó por la fuerza a unos 150.000 niños amerindios, mestizos e inuit de sus familias. Fueron desnutridos abusados física y sexualmente en lo que la Comisión de la Verdad y la Reconciliación del país llamó “genocidio cultural” en 2015.

Algunas de las víctimas que hablaron recordaron el hambre perpetuo y la soledad atormentadora. En tanto, las escuelas eran dirigidas bajo la amenaza y el uso frecuente de la fuerza.

El gobierno federal de Canadá pidió disculpas por el sistema en 2008La Iglesia Católica, que dirigía la mayoría de las escuelas, no se ha disculpado. A principios de este mes, el papa Francisco dijo que estaba dolido, una declaración que fue rechazada por los supervivientes.

Sigo con dolor las noticias que nos llegan desde Canadá, respecto al horrendo descubrimiento de los restos de 215 niños” en Columbia Británica (oeste), declaró el papa Francisco tras finalizar una tradicional oración dominical del Ángélus sobre la plaza vaticana de San Pedro.

En tanto, expertos de Naciones Unidas instaron a Canadá y al Vaticano a realizar investigaciones rápidas y exhaustivas tras el descubrimiento de tumbas sin nombre. “Instamos a las autoridades a realizar investigaciones rápidas y exhaustivas sobre las circunstancias y responsabilidades de las muertes, inclusive análisis forenses de los restos encontrados, y proceder a la identificación y registro de los niños desaparecidos”, indicaron los nueve expertos.