Canadá vivió un día histórico con el nombramiento de la primera indígena como gobernadora general del país, un paso adelante en el «largo camino hacia la «reconciliación» con esta población, según subrayó la elegida para el cargo, Mary Simon.

Nombrada por la reina de Inglaterra por recomendación del primer ministro, Justin Trudeau, Simon es una destacada líder inuit (los habitantes del Ártico) y accede al cargo en medio de la crisis abierta tras el descubrimiento de cientos de tumbas de niños indígenas en antiguos internados del Gobierno canadiense.

Terrenos de la antigua residencia escolar de para niños indígenas de Marieval, en Saskatchewan (Canadá), donde se localizaron 751 tumbas no identificadas.

«Estoy muy contento de anunciar que su majestad la reina ha aprobado el nombramiento de Mary Simon como la próxima gobernadora general. Ha dedicado su vida al progreso social, económico y de derechos humanos de los inuit canadienses y los pueblos indígenas y estoy seguro que servirá a los canadienses con dedicación e integridad a la vez que promueve los valores mutuos», dijo Trudeau.

El comunicado de Trudeau para anunciar el nombramiento no hizo referencia ni a la abrupta salida de su antecesora, la exastronauta Julie Payette -que dimitió por acusaciones de acoso laboral- ni a la creciente crisis causada por el descubrimiento de las tumbas de niños indígenas en internados gubernamentales.

Las llamadas residencias escolares fueron creadas a finales del siglo XIX para eliminar las culturas indígenas del país y asimilar a la población aborigen. Hasta la fecha se han encontrado unas 1.100 tumbas sin identificar de niños internados en estos centros.