El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció que adquirirá 500 millones de pruebas caseras de covid-19, reforzará el personal en los hospitales y ampliará los sitios de vacunación, como parte de la estrategia de su Gobierno para contener el impacto de la variante ómicron.

En un discurso al país antes de la Navidad, Biden abordó algunas de las preguntas que consideró se hacen los estadounidenses a medida que avanzan los contagios con la nueva variante, pero además ante la cercanía de las fiestas.

Y aunque dijo reconocer “lo cansados, preocupados y frustrados” que están sus compatriotas, aclaró que la situación del país no es la misma de marzo de 2020, cuando la pandemia golpeó con fuerza a Estados Unidos.

“Hoy estamos listos”, sentenció el gobernante, quien resaltó que a diferencia de entonces “más de 200 millones de estadounidenses han sido completamente vacunados”.

“En marzo de 2020 nadie estaba completamente vacunado”, acotó Biden, quien insistió en su llamamiento a quienes aún no han completado su inmunización a que lo hagan y a aquellos que difunden “mentiras” y “desinformación” a que se “detengan ahora”.

 

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER