El presidente estadounidense, Joe Biden, anunció este lunes un fondo de recuperación de 350.000 millones de dólares para ayudar a estados y Gobiernos locales a hacer frente a la pandemia y facilitar la recuperación económica, algo que advirtió no será ni “fácil” ni “inmediato”.

En una intervención desde la Casa Blanca, acompañado de la vicepresidenta Kamala Harris, Biden señaló que este fondo permitirá una “infusión de recursos sustancial” en la respuesta a la pandemia y ofrece “amplia flexibilidad” para que las autoridades locales y estatales decidan cuál es el mejor modo de aplicarlo.

Estos 350.000 millones de dólares, canalizados a través del Departamento del Tesoro, forman parte del tercer paquete de rescate fiscal aprobado por el Congreso de EE.UU. en febrero, por valor de 1,9 billones de dólares.

Del total, 195.000 millones irán a los estados y 130.000 millones para Gobiernos locales.

Las palabras de Biden se producen después del decepcionante dato de desempleo de abril, cuando la tasa subió una décima, al 6,1%, y se crearon 260.000 empleos, muy por debajo de las estimaciones de analistas de un millón de nuevos puestos de trabajo, lo que ha generado dudas sobre la solidez de la recuperación en marcha.

“Nunca dije que salir de este profundo agujero fuese a ser sencillo, o fácil o inmediato”, sostuvo el mandatario, quien recalcó que para apoyar la reactivación económica es “fundamental” que el Congreso apruebe su plan de inversión en infraestructuras, valorado en 2,25 billones de dólares.

Por ahora, sin embargo, se han encontrado con la oposición frontal de los republicanos que lo consideran “excesivo”.

Biden insistió en que las previsiones económicas apuntan a un crecimiento de más del 6% en EE.UU. este año, una tasa no vista en la primera economía mundial desde la década de 1980, en gran parte impulsada por su extraordinario plan de estímulo fiscal.

Según datos del Departamento de Trabajo, la economía estadounidense aún tiene 8,2 millones de empleos menos que en febrero de 2020, cuando la pandemia del covid-19 llegó al país.

Estados Unidos, la nación más golpeada del mundo con más de 580.000 fallecidos, cuenta ya con más de un tercio de la población completamente vacunada, y Biden espera que el 70% lo esté para comienzos de julio. EFE