Los científicos están vigilando de cerca la subvariante BA.2 de ómicron que se ha extendido silenciosamente por todo Estados Unidos.

BA.2 ya se ha detectado en más de 30 estados, representa alrededor del 3,9 por ciento de las nuevas infecciones y parece estar duplicándose rápidamente, según el rastreador de datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

“Si se duplica nuevamente al 8 por ciento, eso significa que estamos en la fase de crecimiento exponencial y es posible que estemos ante otra ola de covid-19 en EE. UU.”, comentó para NPR Samuel Scarpino, director gerente de vigilancia de patógenos en la Fundación Rockefeller

“Y eso es, por supuesto, lo que realmente nos preocupa. Todos estamos al borde de nuestros asientos”, dijo Scarpino.

Se cree que BA.2 es mucho más contagiosa que la variante ómicron anterior, y se le culpó de una nueva ola en Dinamarca.

Sin embargo, los temores de otra ola de ómicron en Estados Unidos podrían evitarse dadas las tasas de vacunación e inmunidad de infecciones previas.

Nathan Grubaugh, profesor asociado de epidemiología en la Escuela de Salud Pública de Yale, declaró para NPR que es más probable que se produzca una cola larga en lugar de una nueva ola.

“Muchos de nosotros asumíamos que iba a despegar rápidamente en Estados Unidos tal como lo estaba haciendo en Europa y que iba a convertirse en la nueva variante dominante”, dijo Grubaugh.

Otros científicos advierten que eliminar los mandatos de cubrebocas permitirá que la nueva variante se propague.

La nueva subvariante también parece ser mejor para evitar las defensas del sistema inmunitario que la variante original de ómicron.

BA.2 se considera una versión “más sigilosa” de ómicron porque los rasgos genéticos particulares la hacen un poco más difícil de detectar.

Científicos daneses informaron esta semana que la información preliminar sugiere que puede ser 1,5 veces más contagiosa que la variante original.

Estados Unidos todavía registra alrededor de 100.000 casos nuevos y 2.000 muertes por día debido a la ola de ómicron, según el rastreador de covid-19 de los CDC.