En un grandioso estadio de Wembley (Londres), rebosante de aficionados que lograron un récord histórico, el campeón mundial WBC del peso pesadoTyson Fury (32-0-1, 23 KO) mantiene su liderazgo mundial al fulminar con un uppercut de derecha en el sexto asalto al retador oficial, su compatriota británico Dillian Whyte (28-3, 19 KO).

No fue un combate nominado para mejor del año, pero seguro que el desenlace lo será para el KO más espectacular de la temporada.

Los primeros asaltos transcurrieron sin sobresaltos, con un Whyte impaciente por llegar y un Fury al que solo le faltaba comerse un bocadillo a la vez que boxeaba contra un peligroso rival. Las imprecisiones del aspirante junto a la falta de velocidad de sus acciones acrecentaban la confianza del campeón.

Y si hubiera que emplear el plan B, ahí estaba Fury con sus agarres y tosquedades necesarias para neutralizar al impulsivo Whyte.

Todo transcurría con ventaja para Fury por su mejor puntería en los directos de izquierda y en sus potentes golpes al cuerpo, cuando llegó en el sexto asalto un uppercut de derecha que aniquiló al aspirante.

Whyte escuchó parte de la cuenta desde la lona pero se levantó como saliendo de una taberna a altas horas, y el árbitro Mark Lyson consideró que el combate no debía prolongarse.

 

Otro triunfo del gigante Tyson Fury, que si técnicamente nunca emocionará al público, su estatura, corpulencia, inteligencia y zorrería son inigualables en la actualidad.

 

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER