Sarah Beam, de 41 años, es una mujer que se ha hecho muy popular en los Estados Unidos. Y es que metió a su hijo de 13 años en el maletero, que había sido positivo de coronavirus, porque no quería contagiarse. Por ello, la texana se enfrenta a cargos por negligencia y maltrato infantil tras poner en riesgo a su hijo, por transportarle en el maletero del monoplaza.

Los hechos

Según argumentaba la madre, el pasado 3 de enero se dirigía hacia el centro de pruebas de covid de Houston para que su hijo se sometiese a un test PCR. Cuando llegó al centro los sanitarios hallaron al menor en malas condiciones en el maletero y, por ello, advirtieron a la Policía.

Mientras los sanitarios esperaban la llegada de los agentes, ya alertados, ganaron tiempo explicándole a la madre que no le harían ningún test a su hijo si éste no se encontraba en el asiento trasero del coche.

La llegada de los agentes

En su llegada, la Policía arrestó a la madre, aunque ésta salió de prisión después de pagar una fianza de 1.500 dólares. No obstante, este 10 de enero, se presentaron los cargos contra Beam. Por este motivo la acusada tendrá que elegir si se enfrenta a un juicio o llega a un acuerdo con la Fiscalía.

Su hijo dio positivo en el test de coronavirus que finalmente le realizaron los sanitarios del centro de Houston. Tiene síntomas leves y se encuentra en buen estado de salud. Por su parte, su madre, Sarah Beam, es maestra en una escuela y, a causa de los hechos, el centro en el que imparte las clases ha decidido apartarla de las aulas y relegarla a labores administrativas, por el momento.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER