Un hecho violento sacudió el futbol de El Salvador, luego de que el árbitro José Arnoldo Amaya, muriera el fin de semana pasado tras recibir una brutal paliza por parte de “seudos afcionados y jugadores” durante un partido amateur realizado en la cancha Toluca de San Salvador.

La Federación Salvadoreña de Fútbol (Fesfut) dio sus condolencias a través de un comunicado y señaló que repudia los actos de violencia que han tenido lugar en diferentes escenarios deportivos del país.

Falleció en el hospital debido a la gravedad de sus lesiones

La Fesfut señala que, tras el brutal ataque recibido, el árbitro Amaya fue llevado a un hospital, en el que murió más tarde.

“El árbitro Amaya pertenecía a la Asociación Nacional de Árbitros de Fútbol de El Salvador (AAFES), fue brutalmente atacado y posteriormente trasladado al Hospital Zacamil y producto de las contundentes lesiones falleció en dicho nosocomio”, se lee en el comunicado.

Tenía una amplia trayectoria

Asimismo, la Federación indicó que Amaya contaba con 20 años de experiencia, “dirigía en torneos coloniales, colegiales y Liga Aficionada en la ADFA SAN SALVADOR”.

Finalmente, la Federación Salvadoreña reiteró sus condolencias a la familia del árbitro.

“El Comité Ejecutivo de Fesfut, se une al dolor que embarga a su apreciada familia”.

De acuerdo con diversos medios, Amaya fue atacado tanto por los futbolistas de dicho partido como por personas que veían el juego en la grada.

La violencia contra el réferi se habría desatado cuando él tomó la decisión de expulsar a un jugador por doble tarjeta amarilla. En un inicio habría empezado como una discusión que se transformó en golpiza, que le causó una hemorragia interna.

Hasta el momento, las autoridades no han establecido con claridad cómo fue que sucedieron los hechos que cobraron la vida del árbitro de 63 años. La búsqueda de los presuntos responsables continúa.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER