El aumento sistemático y desenfrenado de alquileres en el sur de la Florida dispara las alarmas

Los alquileres han aumentado tanto en el sur de la Florida que los inquilinos ahora pagan más de un 18% de más, según un índice publicado recientemente.

Investigadores de tres universidades de Florida (Universidad Atlántica de Florida, Universidad de la Costa del Golfo de Florida y Universidad de Longwood) analizaron los alquileres desde 2014 y utilizaron estos datos para predecir dónde deberían estar los precios de alquiler para los inquilinos. Luego compararon ese número con los alquileres actuales de hoy. A partir de ahí, calcularon la diferencia porcentual para ver cuánto pagan de más los inquilinos.
Según lo que sugieren los antecedentes de arrendamiento anteriores, los residentes del sur de Florida están pagando un 18,98 % más de lo que deberían, según los investigadores.

En el sur de Florida, la renta típica debería ser un poco menos de $2,500, según proyecciones basadas en el índice de rentas de Zillow.

Pero en cambio, el alquiler típico en el sur de Florida es un poco menos de $3,000.

Los alquileres en general aumentaron un 32% en el sur de la Florida en febrero en comparación con el año anterior. En un año normal, los alquileres suelen aumentar alrededor de un 5%, señaló Johnson.
En Miami Dade hace apenas una semana entró en vigor una ley que exige a dueños de viviendas notificar, con al menos 60 días de antelación, el fin de arrendamiento o el aumento de alquiler a partir de 5%, pero la creciente falta de viviendas asequibles exige mucho más que eso, en medio de una ‘tormenta perfecta’ que no da signos de terminar pronto.
Bastaría leer el informe de la firma de agentes inmobiliarios Realtors.com sobre el alquiler para entender que el auge de construcciones a lo largo de la costa está marcando la pauta de precios.

Una fluctuación tan grande generalmente indica que “algo sistemático está sucediendo que no podemos manejar”.

El mercado de alquiler del sur de Florida despegó en los últimos años, ya que muchos compradores potenciales de viviendas, que no tenían precio en el mercado inmobiliario, recurrieron al alquiler. Los compradores fuera del estado también han agregado presión a un mercado donde ya hay un inventario limitado de viviendas disponibles.

El sur de Florida no fue la única área metropolitana del estado donde los inquilinos pagan de más en términos de alquiler.

En Orlando, los inquilinos están pagando de más en un 10%; en Tampa, es 15.74% y en Fort Myers es 15.21%.

El lujo y los altos precios que significan las grandes construcciones a lo largo de la costa,  junto al cierre de la economía durante la pandemia de coronavirus, los gastos públicos extraordinarios y la subsiguiente inflación que todos esperaban, incitó el alza de alquileres.

Acorde con reportes suministrados por agencias federales, la mayoría de los inquilinos emplean más del 29% de sus salarios para pagar la vivienda donde viven, entretanto hay otros que emplean más del 59% de sus ingresos, lo que es una cifra muy superior a la media de 30% ‘sugerida’ por el Departamento de Viviendas de Estados Unidos.

El alza del alquiler hace al sur de la Florida la región menos asequible del país.

Según Realtor.com, el desmedido aumento se debe “en parte a una proporción cada vez mayor de propiedades de alquiler de lujo”.

En efecto, en una ciudad, donde el salario promedio por hogar no supera los 54.000 dólares al año, o sea unos 41.200 en efectivo tras el pago de impuestos al Gobierno federal, es necesario contar los centavos para pagar veinte mil facturas y llegar a fin de mes.

Qué hace los gobiernos locales

Varias municipalidades apuestan por alianzas con el sector privado de la construcción para estimular la edificación de viviendas asequibles, teniendo en cuenta estímulos fiscales y terrenos públicos disponibles que arrendan por menos dinero.

Pero, ni eso es suficiente para afrontar el alza del alquiler de viviendas. Los gobiernos locales, desde municipales hasta el condal, no cuentan con los millones de dólares suficientes para construir. Aunque hay programas federales e incluso el estado de Florida, que algo provee.

“Hay incentivos fiscales para que los urbanizadores incluyan vivienda asequible en sus proyectos, pero debemos tener mucho cuidado en la manera que procuremos la construcción del sector privado”, subrayó, para evitar que inversores se marchen, como ocurrió en otras regiones del país.

Corredores inmobiliarios dicen que el escenario actual en el mercado es la batalla de rentar versus comprar, y aseguran que buscar la manera de tener su propia vivienda es una de las salidas más viables.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER