Según datos del Departamento de Seguridad Vial y Vehículos Motorizados de Florida, en 2021, un total de 61,728 neoyorquinos solicitaron una licencia de conducir de Florida. Nueva Jersey ocupó el segundo lugar en la lista con 32,083.

La mayoría de los floridanos finalmente verían los primeros signos de su llegada, a medida que el mercado de la vivienda se volvía cada vez más competitivo. El recién elegido alcalde de Júpiter y concejal de la ciudad desde hace mucho tiempo, Jim Kuretski, dice que administrar a todos estos recién llegados es un desafío. «Muchas personas del norte vienen aquí con dinero para gastar, y están superando a las personas en esta área», dice Kuretski, a los desarrolladores no les gustaría nada más que despejar un terreno para construir más casas de lujo y tal vez un nuevo centro comercial. «Me eligieron porque digo que no», dijo Kuretski. Él dice, «muchas personas que aprecian a Júpiter por lo que es y quieren que siga siendo Júpiter único, esperan que lo mantengamos como es».

Mientras que ciudades como Júpiter luchan contra el cambio, Ken Johnson Ph.D., economista de la Facultad de Negocios de la FAU, dice que estos recién llegados son buenas noticias. «Queremos que estas personas vengan porque no vienen en busca de trabajo, vienen trayendo consigo trabajos y oportunidades profesionales». Johnson cree que eventualmente el mercado de la vivienda se pondrá al día y la economía mejorará.

Pero para muchos locales, no se trata de dinero, no quieren que nuestra área se convierta en Miami o Ft Lauderdale. Tampoco quieren verlo convertido en el noreste, una de las regiones políticamente más liberales de la nación.

En Nueva York, los demócratas superan en número a los republicanos por un amplio margen. Y a algunos les preocupa que una avalancha de votantes de izquierda pueda alterar el panorama político de Florida.

Un miedo que recientemente provocó que alguien pusiera volantes en los autos con placas de Nueva York diciéndoles a los neoyorquinos «Woke» que se fueran a casa. De hecho, cuando fue elegido gobernador por primera vez, Ron DeSantis dice que Florida tenía 300 mil demócratas registrados más que republicanos. Ahora, incluso después de esta avalancha de nuevos residentes, el estado es más rojo que azul. “Hoy hay más de 120 mil republicanos registrados”, dijo el gobernador DeSantis en una conferencia de prensa reciente.