Los precios de las laptop varían mucho en función de diferentes cuestiones como la memoria, el procesador y la calidad de la pantalla, por nombrar algunos. De ahí que se pueda ver una gama tan diversa de costos. Ahora bien, a la hora de hacer esta inversión el usuario debe considerar en detalle qué necesidades tiene para poder tomar una decisión informada.

No siempre hace falta comprar el equipo más potente y caro para asegurarse un buen desempeño. Si la computadora se va a usar simplemente para escribir, buscar información y ejecutar algunas aplicaciones que no insumen muchos recursos probablemente no haga falta buscar modelos con una placa gráfica dedicada, 16 GB de RAM o un display con una tasa de refresco de 120 Hz. A continuación un recorrido por algunos aspectos a considerar.

1. Tamaño y peso

Si se busca una laptop que se pueda portar de un sitio a otro, el tema del peso y tamaño es clave. Si lo que se busca es portabilidad, un equipo de 17 pulgadas probablemente no sea lo mejor porque implicará un equipo más voluminoso. Lo ideal es pensar en una portátil con una pantalla de no más de 14 pulgadas y que no supere el 1,5 kg de peso.

2. Procesador

Esto es la central de operaciones, el corazón de la laptop. Es lo que permitiría que el equipo funcione con rapidez o no cuando se realizan diferentes tareas. En este sentido hay que prestar atención a la cantidad de núcleos que tenga. Cuantos más haya mejor. En este sentido, en principio un quad core (cuatro núcleos) es mejor que un dual core (dos núcleos).

Pero esto no es todo. También hay que tener en cuenta que muchas veces los procesadores cuenten con tecnología HyperThreading o SMT, que, por ejemplo, permite ejecutar dos tareas en un mismo núcleo. De ese modo, aumenta la capacidad del trabajo y el rendimiento. En ese sentido, un equipo puede tener dos núcleos y cuatro hilos, lo cual mejorará la performance del equipo. Para tener más detalles sobre el tipo de procesador se sugiere visitar la web del fabricante.

La velocidad de reloj o de trabajo también es indicador importante a la hora de analizar el desempeño del procesador. En general, una velocidad de reloj más implica mayor rapidez. Para tener una idea: un equipo con una velocidad de 3,2 GHz ejecuta 3200 millones de ciclos por segundo. Sin embargo este no es el único punto a considerar. También hay que tener en cuenta la arquitectura del procesador: los modelos más nuevos funcionarán mejor que los más antiguos.

Por todo esto a la hora de comparar procesadores es conveniente buscar los más nuevos, que implican tecnología que optimiza recursos, la mayor cantidad de núcleos con SMT y las velocidades de reloj más altas.

Un buen teclado es fundamental para tener más comodidad al tipearUn buen teclado es fundamental para tener más comodidad al tipear

3. Memoria RAM

Como generalidad se puede decir que es conveniente que es mejor apuntar a equipos con mayor número de RAM Porque esto permite que ejecuten más aplicaciones al mismo tiempo y que el sistema pueda acceder rápidamente a más datos en cualquier momento.

Salvo que se vaya a usar el equipo para gaming o edición de videos profesionales, con 8 GB de RAM alcanza para realizar muchas tareas habituales como navegar, realizar videollamadas y ejecutar unas cuantas aplicaciones estándares para procesar textos, números, etc.

Para quienes usarán el equipo para tareas como la edición multimedia o usar aplicaciones que implican muchos recursos entonces hay que buscar mayor capacidad de RAM.

Junto a la capacidad de RAM, se verán las letras DDR, que son las siglas de Double Data Rate. Las memorias de este tipo son capaces de realizar dos operaciones en cada ciclo y se diferencian de las SDR o Single Data Rate que sólo realizan una operación. El número que sigue al DDR es la generación. Cuanto mayor es, mejor. Así, por ejemplo las memorias DDR4 ofrecen un mejor rendimiento y eficiencia energética que las DDR3.

4. Almacenamiento

Lo aconsejable es buscar una laptop que tenga una unidad de estado sólido (SSD) ya que ofrece mayor velocidad que un disco duro convencional. Además se ejecuta en silencio y es más efectivo.

5. Placa gráfica

La placa puede estar integrada al procesador o bien ser una gráfica dedicada lo cual es importante sólo para los usuarios más exigente que utilizarán el equipo para edición multimedia o gaming. Este tipo de tecnología encarecerá mucho el equipo con lo cual no hace falta buscar esto salvo que sea necesario. Para la mayoría de los usos, con la placa integrada alcanzará para realizar las tareas.

6. La batería

Aquí hay que tener en cuenta la capacidad de la batería en vatios-hora (Wh) o miliamperios-hora (mAh). Cuanto más grandes sean estas cifras, más durará la batería. También es clave que la duración varía en función del sistema operativo que se use, el brillo de pantalla, y los programas que se ejecuten entre otras cuestiones. Por eso importante fijarse que cuente con carga rápida.

7. El tipo de pantalla

El primer aspecto a tener en cuenta es la resolución. Como mínimo habría que apuntar a un display con 1920 x 1080 píxeles (Full HD) para tareas diarias. Claro que también hay equipos con mayor resolución, en 4K, pero esto encarece el equipo y vale la pena sólo para quienes utilizarán el contenido para edición multimedia o gaming.

También hay que considerar la tasa de refresco. Una tasa de 120 Hz, por ejemplo, implica que la pantalla se actualizará 120 veces por segundo. Esto es importante para quienes destinarán el equipo para videojuegos pero quizás no es tan necesario para el usuario que empleará el dispositivo para usar principalmente el procesador de texto, redes sociales y el navegador, por dar un ejemplo.

Además se puede considerar si la computadora portátil tiene una pantalla táctil, lo cual puede facilitar algunas tareas o puede ser una preferencias para quienes prefieren interactuar con el equipo tocando el display, tal como se hace con un smartphone.

8. Puertos

Lo ideal es que la portátil tenga al menos un par de puertos USB 3.0 que son los más usados en la industria. Además ofrece 10 veces más velocidad en la transferencia de datos que los USB 2.0. La cantidad y tipos en definitiva va a variar en función de las necesidades del usuario. El HDMI puede ser de utilidad, un slot de SD también y puerto Ethernet para conectarse a la red por cable.

9. Teclado

Para poder tipear con mayor comodidad, se sugiere contar con un teclado con suficiente tamaño y espacio, con respuesta rápida y, si es posible que esté retroiluminado porque esto podría ayudar a escribir en entornos con escasa iluminación.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER