The New York Times y Hulu lanzaron Framing Britney Spears, el documental que cuenta la vida de la cantante Britney Spears y lo que sufrió en los últimos 12 años desde que su padre –Jamie Spears– obtuvo su tutoría legal. El hombre, que -según las declaraciones de la artista- no fue parte de su día a día, tiene el poder de administrarle su economía –una fortuna de 60 millones de dólares– y hasta le controla los posteos en sus redes sociales.

El envío se estrenó el pasado 5 de febrero, dura una hora y cuarto y se emitió por FX en Estados Unidos y por Hulu en streaming. Y desde entonces, miles de fanáticos de la artista pop se manifestaron -incluso con pancartas- bajo la campaña #FreeBritney (Liberad a Britney), a la cual también se unieron famosos y celebridades internacionales como Sarah Jessica Parker y Miley Cyrus.

Todo comenzó en 2007, cuando Britney perdió la custodia de sus dos hijos –Sean Federline, Jayden Federline-, frutos de su relación con Kevin Federline, con quien estuvo casada desde 2004 hasta 2007, cuando se divorció en medio de un fuerte escándalo. En 2008, la cantante fue considerada como una persona menor de edad y dispuso a su padre como su tutor legal por “cuestiones de salud mental” primero de forma temporal y luego de manera permanente. La curaduría, conocida en muchos estados como una tutela, se debe a que la cantante atravesaba un periodo de inestabilidad emocional.

En noviembre del año pasado, el abogado de la intérprete de “Baby One More Time”, Samuel D. Ingham III, compareció ante el tribunal de Los Ángeles donde afirmó que su clienta tenía “miedo” de su propio padre y sostuvo que no iba a volver a los escenarios mientras él siga controlando su patrimonio.

Amo a mi hija y la extraño mucho. Cuando un miembro de la familia necesita cuidado y protección especiales, las familias deben dar un paso al frente, como lo he hecho durante los últimos 12 años o más, para salvaguardar, proteger y seguir amando a Britney incondicionalmente”, indicó el padre de la cantante a través de un comunicado en el que le respondió a su hija y a sus abogados.

En Framing Britney Spears dejaron su testimonio distintas personas que cuestionan si Jamie Spears debe continuar con la tutoría de Britney. Fanáticos, periodistas, paparazis, directivos de cadenas musicales, entre otros, destacan a Felicia Culotta -amiga y exasistente de la cantante- como una figura materna. “No entiendo para qué sirve una custodia, especialmente para alguien tan capaz de tanto como sé que ella es capaz”, indicó la mujer.

Hayley Hill, quien fuera su estilista entre 1997 y 2001, aseguró: “Era abierta y vulnerable, se la trató de un modo asqueroso”. Nancy Carson -agente de talentos infantiles- la definió como “dulce, divertida y maravillosa”: “La quería mucho y la sigo queriendo”.

Kim Kaiman, directora de marketing de Jive Records que trabajó con la cantante en sus inicios, consideró: “Quedé impresionada por lo centrada y seria que era”. Kevin Tancharoen, bailarín y director de gira entre 1999 y 2004 remarcó: “Era la jefa. Muy creativa, sabía lo que quería y cómo transmitirlo”.

El documental -llevado a cabo bajo la investigación de Liz Day, periodista de The New York Times– también tiene los testimonios de la abogada Vivian Lee Thoreen, que tuvo como cliente al padre de la cantante. Y al abogado Adam Streisand, especializado en custodias, que quiso defender a Britney pero el tribunal se lo negó y le asignó otro representante legal.

El material asegura que Jamie Spears tiene control total sobre su hija: “Puede decidir quién puede visitarla, ponerle guardaespaldas 24 horas al día, firmar contratos y acuerdos, tomar decisiones sobre su casa y sus tarjetas de crédito”.

Por estas horas, y a partir del lanzamiento del documental, los fanáticos y otras celebridades le brindaron su apoyo a la cantante pop utilizando #FreeBritney como bandera para que Britney Spears por fin deje de estar bajo la tutela de su padre.